lunes, 2 de marzo de 2015

SOBRE UN RETORNO:

Guatemala es un País polarizado política, social y económicamente hablando; sin sesgos de ninguna naturaleza y sin inclinaciones perversas podemos afirmar que, desde la misma concepción de la República nacimos así: españoles, criollos, clase religiosa, campesinos, indígenas e indigentes; cada quien en su entorno, desenvolviéndose, unos en medio de grandes propiedades y riquezas y los otros, esclavos primero, asalariados mucho más tarde (si es que tuvieron suerte) y los otros sobreviviendo con hambre y con miseria.
            Luego de los movimientos armados, pero fundamentalmente políticos, esa polarización se ha venido agudizando hasta llegar a la Revolución de Octubre de 1,944 que nos divide entre revolucionarios y conservadores; en 1,954 nos dividimos entre liberacionistas y arbencistas; poco a poco se entronizó el conflicto armado de los 36 años que nos hizo simpatizantes (o fanáticos) de la guerrilla o del ejército y cuyas consecuencias aberrantes las seguimos sufriendo por el empecinamiento de quienes buscan venganza y han hecho de este seguimiento ciego, su “modus vivendi”.
            Los privilegiados de siempre jamás abandonarán sus trincheras y gastarán millones para seguir comprando voluntades y permanecer intocables; demostrado quedó cuando durante el gobierno del 2,000-2,004 se encontraron con un Presidente que no permitió la explotación deshumanizante de los grandes empresarios en contra de los intereses de los más pobres. Por supuesto, esta actitud concitó un rencor y un odio irreconciliables de parte de algunos de los poderosos, en contra de quien osó “tocarle sus partes íntimas al tigre” y se produjo la gran campaña de descalificación, difamación, calumnia e injuria en la que participaron los sectores que se dejaron comprar y que aún persisten en pretender sesgar la información de la época y la actual. Esta campaña publicitaria en la que se gastaron millones de dólares, es solo comparable a la que los gringos implementaron en contra del Segundo Gobierno de la Revolución liderada por el Coronel Jacobo Arbenz Guzmán a quien, todos lo sabemos, lograron derrocar y con ello, cambiar el rumbo del País.
            Esta última “tarea nacional” que emprendieron los “intocables” logró que se apresara, se juzgara en Guatemala (pero fue absuelto totalmente de los cargos presentados en su contra) y posteriormente que se extraditara al Lic. Alfonso Portillo hacia USA en donde el Juez Patterson, por lo absurdo de las múltiples acusaciones que “los poderosos de Guatemala” presentaron en su contra, solo logró, mediante un convenio, condenarlo por recibir cheques del Gobierno de Taiwan a nombre de Alfonso Portillo cuyo importe total se quedó en las arcas de “la gran nación del norte”.
            Luego, la libertad y el retorno; el esperado recibimiento de miles de personas que representaron a no menos del 60% de la población total del País; la cobertura de medios de comunicación, algunos de los cuales, siguiendo instrucciones de sus propietarios embarcados en aquella campaña de la que hablamos, no pueden esconder la inquina, el odio, el rencor y demás miserias espirituales que transmiten con palabras y gestos insultantes y tratando de minimizar el apoyo popular que lo respalda; todo ello queda para la historia y para que lo juzgue el pueblo porque existen medios de comunicación que, obviamente, prefieren el apoyo económico de sus patrocinadores que les obligan a seguir una línea editorial, a decir la verdad y ganar con ello la simpatía popular.
            Sobre el retorno de Portillo no podemos decir otra cosa que no sea que ha vuelto arropado por la simpatía de millones de guatemaltecos; existe, claro está, un sector del País que no está muy contento con ello, como todo en la vida; ese mismo retorno hubiésemos querido para el Coronel Árbenz, pero no hay dos glorias juntas. El Ex Presidente trazará su futuro cercano que ojalá sea el mejor para él, su familia y Guatemala. Nosotros estaremos a la expectativa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal