domingo, 8 de marzo de 2015

E.E.M.:

En efecto son las siglas de la Empresa Eléctrica Municipal de Huehuetenango y desde el mes de Agosto del año 2,013, cuando canceló una deuda que tenía pendiente con el INDE y a la cual en su momento hicimos referencia, porque ese pago confirmó el buen manejo de la institución en virtud de que tenía a buen resguardo más de ochenta millones de quetzales, dinero con el que Huehuetenango, saldó esa deuda que a todos tenía preocupados, no habíamos hecho referencia hasta ahora.
            Salvo, claro está, luego del asesinato de uno de su lectores de contadores, el señor Nelson Mauricio que perdió la vida luego del ataque a mansalva proveniente de dos ladrones de motocicletas.
            Ahora la E.E.M. ha vuelto a ser noticia por la inauguración de una agencia que atenderá, desde el lunes de la presente semana, los pagos de los usuarios del servicio eléctrico en el 2º nivel del Cent ro Comercial La Pradera; esto indudablemente, representa un nuevo y buen servicio, principalmente para los usuarios de las zonas 5, 11 y 12, así como para los habitantes del área semi-urbana de ese gran sector del municipio.
            Pero no solo por eso la Empresa Eléctrica ha vuelto a ser noticia sino por el problema que se ha dado con relación a la emisión de unas facturas por consumo del mes de Enero que fueron una desagradable sorpresa para quienes las recibieron, principalmente en la zona 4 en donde los descontentos, supuestamente, suman más de cien personas.
            Es el caso que por causa justificada, hubo de despedirse al lector de contadores del sector mencionado y cuando el  lector nombrado hizo su trabajo con exacto apego a los números que aparecen en cada contador, surgió la notable diferencia; eso no significa otra cosa que malas lecturas o lecturas tendenciosas de la persona despedida.
            La investigación de las múltiples razones por las cuales las lecturas de los contadores fueron deficientes o sesgadas se ha iniciado, porque se ha puesto una denuncia formal ante los tribunales correspondientes que tienen que actuar hasta descubrir la verdad de los hechos y deducir las responsabilidades a quienes corresponda, si es que hay varios o solo a la persona que tenía bajo su responsabilidad hacer un trabajo honorable en la lectura de contadores del sector que le correspondía.
            Estamos ante un hecho que pudiera ser calificado como un delito cometido por un empleado público que incumple con sus deberes como tal o que abusa de su cargo y de sus funciones en contra de los intereses de la comunidad; pero también no podemos desestimar el hecho de que pudo haber connivencia entre usuarios y empleado para disminuir el número de kilovatios/hora en las lecturas mensuales, de tal manera que aquellos, pagaran menos cada mes; si este último fuera el caso, no previeron el hecho que se ha dado ahora: el cambio imprevisto del empleado en cuestión y la llegada de uno nuevo que, con su trabajo puntual, pone a la vista las anomalías existentes; si hubo connivencia, serán las autoridades quienes lo determinen y entonces los involucrados en el delito tendrán que pagar hasta el último centavo de lo que, en mal momento, decidieron dejar de pagar con lecturas anómalas y tendenciosas.
            Podemos afirmar categóricamente que cada caso será diferente; por eso todos deben tener paciencia y esperar que la justicia, después de la investigación profunda que el caso requiere, llegue a  “tirios y troyanos” y que se acepte lo que cada quien merece; inocentes y supuestos culpables.
            Y por supuesto, esperemos que casos como este, no se repitan

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal