domingo, 20 de septiembre de 2015

PRINCIPIARON LOS CAMBIOS:

Al lanzar una mirada superficial sobre el panorama político nacional, luego de la sustitución en la cúpula del organismo ejecutivo, nos llamaba mucho la atención que no se dieran, con la celeridad esperada, los cambios en el gabinete de gobierno y demás cargos de importancia para que los ciudadanos comenzáramos a intuir que, de verdad, la cosa iba en serio; pero si esperamos algunos días para que los  tristemente célebres diputados se dedicaran a nombrar al Vice-Presidente, lo lógico era que esperáramos también esas sustituciones que tendrían que dejar atrás el supuesto poder que los ejecutivos encarcelados todavía tienen en los esquemas gubernamentales.
          Hay que decir que los dipu-cacos tardaron en cumplir con su deber esperando la “negociación” con el Presidente en el supuesto que esto les otorgaría coimas, privilegios o alguna ventaja “shuca” a costa del mandatario; pero el Lic. Maldonado los mandó por un tubo y con elegancia y mucha dignidad los dejó “chiflando en la loma”. Y tuvieron que cumplir; no les quedó de otra y se quedaron con las manos vacías.
          Estamos enterados que el binomio presidencial está integrado por el Lic. Alejandro Maldonado Aguirre y el Dr. Juan Alfonso Fuentes Soria, ambos académicos de primer nivel y reconocidos a nivel nacional e internacional; dos académicos que seguramente querrán añadir estrellas al prestigio bien ganado que hasta ahora poseen; y por supuesto, quieren rodearse de personas idóneas, honorables y trabajadoras, que los ayuden a dejar una huella imborrable y perdurable de su leve paso por el Organismo Ejecutivo de Guatemala.
          Hasta el momento de escribir la presente columna de opinión, se cambiaron ya algunos Ministros entre los que podemos mencionar el de Ambiente, Trabajo y Previsión Social, Cultura y Deportes y Educación. Los nombrados son personas idóneas (El de Cultura y Deportes estoy seguro que sí sabe el nombre de quien diseñó y construyó el complejo cultural Miguel Angel Asturias) y por lo tanto se espera que puedan hacer en cuatro meses lo mejor que puedan, sin contar con los recursos económicos que ahora son muy escasos; el despilfarro y el saqueo nos dejó en “trapos de cucaracha”. Se espera que entreguen, en las mejores condiciones posibles, sus carteras, a quienes vendrán con el gobierno que vamos a elegir el 25 de Octubre.
          En lo personal me parece que hay ministerios que es urgente que se cambien porque ello lanzaría un excelente mensaje a la población; pongo dos ejemplos con sus primordiales acciones: El Ministerio de Gobernación que derivaría en cambios sustanciales en las estructuras de seguridad del País, incluyendo las necesarias remociones en las Gobernaciones Departamentales y en las Comisarías de la PNC; Aduanas, Migración, Presidios y otros de gran relevancia; y el Ministerio de la Defensa en donde es urgente que se retiren los oficiales cuyas “promociones” han estado al mando del Ejército y que han originado fundamentadas sospechas sobre los privilegios de que gozan algunos privados de libertad; aquí también debieran incluirse cambios necesarios en las comandancias de las Brigadas Militares de todo el País, que enviaría el alentador mensaje de una nueva era en la conducción de la República.
          Como estas existen otras decisiones importantes que tienen mucho que ver para que los guatemaltecos recobremos la confianza en las instituciones cuyas estructuras deberían sanearse hoy, no mañana.  

          Cuánto daríamos la mayoría de guatemaltecos si se pudieran efectuar cambios profundos y trascendentales en la integración del Congreso de la República: Hombres y mujeres de prestigio y de nivel académico aceptable y sobre todo, muy honorables. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal