domingo, 10 de abril de 2016

POLÍTICOS?:

En este nuestro desventurado País, muchos de nosotros vemos venir la tempestad y no nos arrodillamos, aunque en eso nos vaya el resto de nuestra vida; diputados al Congreso de la República son muy buen ejemplo de ello.
            Verbi gracia:: Ha salido a luz el triste caso de un jovenzuelo que, desde la legislatura anterior le llamaron “dipukid” por ser el más joven y que se ha convertido en el “transakid” o “transfukid” (como Ud. quiera llamarle) porque ha dado muestras de ser ambas cosas a la vez; transero y tránsfuga (en muy poco tiempo se ha cambiado de partido por lo menos seis veces), velando solo por sus pinches intereses económicos, sin importarle la idoneidad, la capacidad ni la honorabilidad que debe acompañar a estos “padres” del deshonor y de la desvergüenza; algunos fincaron su esperanza de cambio, justamente en los “políticos” jóvenes y les dieron la bienvenida sin siquiera imaginarse qué “joyitas” estaban ingresando al tinglado político nacional.
            En ese “corral” llamado congreso, confluyen una gran variedad de especímenes variopintos de singularidad tan especial que son capaces de enrojecernos de vergüenza a muchos que no quisiéramos enterarnosde nada de lo que hace, a sabiendas que la gente cuerda jamás los llevaría a ese lugar por medio de una decisión cuerda y justa; llegaron ahí por el voto inconsciente de quienes no deberían tener derecho a ello.
            Porque como representantes de Huehuetenango “se han encaramado” en las curules, borrachos y drogadictos encontrados haciendo relajo en cantinas de mala muerte o “durmiendo la mona” dentro de vehículos cuasi abandonados; relajeros y locos que llegan al extremo de quemar la bandera de Guatemala y lanzarla a un depósito de basura; sujetos de mente corta, muy corta, que se dejan pillar en grabaciones que los pintan de cuerpo entero, transando con Ministros, jefes de dependencias y similares o apareciendo en documentos que firman, para ponerse la soga al cuello como auténticos delincuentes; y casi todos padecen del mismo mal porque pueden ser calificados de “nepotes”, tal la cantidad de parientes a quienes han colocado en puestos públicos que no merecen porque otros, que no tienen “cuello”, se desempeñarían muchísimo mejor. Somos “tan bien representados” que en ese zoológico, han coexistido hasta asaltantes de transportes de combustible…Ya no digamos los que siempre se han quedado con buena parte de los salarios de aquellos que aparecen en las famosas “plazas fantasmas”.
            Actualmente, los medios capitalinos de comunicación social, señalan a por lo menos cinco de quienes “representan a Huehue” (o lo representaron recientemente) como simples y llanos delincuentes que debieran cohabitar con gente de su misma calaña en alguna cárcel de máxima seguridad.

            ¡Depuración! Es la consigna de la mayoría del pueblo cuando se habla de esta gente corrupta e indigna. ¡Depuración! Es el grito ensordecedor que une a la gente decente, dedicada, no solo a estos bastardos, sino a cada delincuente que ocupa un lugar en la administración pública y que está ahí, solo para ver cuánto se lleva. ¡Depuración!...¿Cómo y cuándo?...Es la duda.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal