domingo, 19 de julio de 2015

CASOS Y COSAS DEL 12 AL 18 DE JULIO DE 2015

Hoy terminan las Fiestas Julias 2,015 pero todavía no es el momento de realizar una evaluación sobre lo realizado este año; esperaremos una o dos semanas para divulgar un análisis al respecto porque hay que tomar en consideración muchas cosas sobre las que se debe hablar. Sí es importante decir que, por lo menos en el caso de los comerciantes que realizan sus actividades en el Campo de la Feria, solo tuvieron que lidiar con una noche lluviosa que seguramente afectó, afortunadamente en mínima parte, sus ventas y servicios. También tenemos que lamentar un accidente en los juegos mecánicos, específicamente en “el gusanito” que llevó a algunos de los usuarios a ser atendidos en un centro asistencial. Pero mas adelante escribiremos sobre la actividad total, no solamente sobre algunos aspectos.
            Circuló la semana que termina, una noticia en la cual se nos informa que Inspectores de Saneamiento Ambiental del Centro de Salud de la Villa de Chiantla, descubrieron en el Mercado Municipal algunos productos alimenticios en mal estado y otros con fecha de vencimiento caduca que seguían a la venta con evidente peligro para la salud de los compradores. Es de felicitar a estos servidores públicos que cumplen con su deber. Pero es de llamar la atención de las autoridades del Ministerio de Salud en el sentido de que no solo en los mercados municipales ocurre esto; también en los grandes super-mercados y empresas de supuesto “sólido prestigio”, le venden al público productos cuya fecha de vencimiento hace rato que caducó; una revisión y supervisión sin temor, va a dar como consecuencia el descubrimiento de esta anomalía convertida en delito.

            La nota discordante dentro de las actividades de la feria la tenían que aportar algunos vehículos electorales cuya visión panorámica no existe; actividades clientelares que lo único que aportaron fue más basura para la ciudad; vehículos automotores con aparatos de amplificación poderosos que ensordecieron a los concurrentes y que, al encontrarse con dificultad para transitar, se salieron de la fila, circularon en vías contrarias y ocasionaron embotellamientos de “padre y señor mío”. Los abusos, porque se dieron muchos, vinieron principalmente de aquellos que ya se creen “en la guayaba” porque afirman que a “ellos les toca”. La prepotencia, la soberbia y el abuso son signos de arbitrariedad, pero fundamentalmente de ignorancia al más alto nivel.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal