domingo, 20 de septiembre de 2015

“COSAS VEREDES…”:

En los medios de comunicación que, arriesgándose a transmitir barbaridades, le brindan espacios a quienes quieren expresarse principalmente por la vía telefónica, escuchamos cada cosa…que nos enchina la piel.
          Verdaderas “joyas” o “alhajas”, como Ud. prefiera, se atreven a tratar de corruptos, ladrones y demás lindezas, sin ninguna prueba o evidencia más que su perversa visión de las cosas, a personas que ocupan un cargo público, pero también a quienes no ostentan ningún puesto en la administración estatal o municipal, sin recordar que ellos, quienes despotrican, tienen un pasado escabroso o pretendiendo que nadie recuerde las “chuladas” de su vida anterior. Es como fijarse en la paja en el ojo ajeno sin percatarse de la viga que tienen en el propio.
          Al escucharlos, yo que recuerdo muchas cosas de la  historia huehueteca, no puedo menos que pensar en lo atinado de lo que escribió recientemente el Lic. Edwin Cardona, (refiriéndose a una manifestación pública) cuyos párrafos interesantes para el efecto, reproduzco a continuación:

2. Había muchos candidatos a cargos de elección popular entre los manifestantes y varias personas acusadas en el pasado de estar involucradas en actos de corrupción en diferentes entidades públicas gritando: "¡YA NO MÁS CORRUPCIÓN!".
5. Muchos gritaban un "NO A LAS VENTAS CALLEJERAS" y al retirarse de la manifestación, se fueron a comer tacos y demás delicias a las ventas callejeras frente a la catedral y a los lados de la municipalidad. Como siempre, alguno que otro indiscreto eructo y diversas exhalaciones se escuchaban por allí.
6. Hasta algún fulano que ya no nos pagó los servicios que le brindamos y que muchos sabemos, también iba entre los manifestantes gritando: ¡FUERA LADRÓN! (Vaya si no tienen cara muchaaá)
.” 

                     ¡Cuánta razón lleva! Y él se refiere específicamente a algunos de  quienes asistieron a alguna de las manifestaciones públicas ocurridas en las calles de la ciudad de Huehuetenango; si a esto le agregamos lo que leemos en las redes sociales y escuchamos en ciertos medios de comunicación principalmente radial, se nos plantea un panorama que puede entenderse solo porque quienes despotrican, creen que somos olvidadizos o pendejos.
                       Oímos  a gente que, si tuviera un poco de vergüenza, desaparecería definitivamente del escenario, pero sindica, acusa, ofende cual angelitos de primera comunión; otros que estafaron a personas que, por desinformación, les entregaba dinero para la realización de ciertos trámites que eran totalmente gratuitos si los hubiesen efectuado personas honradas; por ahí hay algo relativo a las PAC; les quitaron a los patrulleros hasta lo que no tenían; gente que ha construido viviendas en terrenos que todavía pertenecen al Estado y que con solo ese hecho, debieran permanecer en absoluto silencio  porque de pronto alguien mal intencionado va a exigir que se comiencen a solicitar escrituras que no sean “chafas”… Quien construye en terreno ajeno lo pierde todo… Y podría seguir con otras lindezas pero por ahora esto es suficiente.
                       ¿No creen señores que en boca cerrada no entran moscas? Antes de acusar, antes de pedir que se alborote el cotarro pensemos en nuestro pasado reciente pero también en el presente, porque se dice cada cosa que obviamente cae dentro del delito de sedición, motivo suficiente para ir a la cárcel y no precisamente de visita.

                       El mejor consejo que se les puede dar a estos “muchachones”, es que cierren la boca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal