domingo, 29 de noviembre de 2015

DONACIONES:

Principalmente por la crisis hospitalaria que ha surgido a nivel nacional durante los últimos meses, ha surgido entre muchos guatemaltecos de buen corazón, la necesidad imperiosa de hacer algo en beneficio de las personas más pobres y necesitadas que, precisamente por su falta de recursos económicos acuden en busca de auxilio a esos centros de atención médica. Esperamos que quienes hacen este trabajo honorablemente tengan mucho éxito.
            Pero la crisis ha sido de tal magnitud que los médicos de muchos de esos hospitales han decretado el cierre de la consulta externa porque, afirman, no tener ni siquiera los insumos básicos y los medicamentos pertinentes para una atención mínima a incluso fiebre provocada por un resfrío que, en estos tiempos, es lo más común y quizá lo más económico y fácil de tratar; sin embargo, los médicos, dicen que ni siquiera eso pueden atender.
            Y ante declaraciones del jefe de la cartera del Ministerio de Salud que asegura que recursos económicos mínimos necesarios ya fueron situados en los hospitales, no podría esperarse otra cosa que una conflagración entre unos y otros; un choque que llega al extremo de que unos piden la destitución del funcionario y lo declaran “non grato”.
            Y así es como se pierde la dimensión y deja de tener sentido lo principal y el meollo del asuntoque es, precisamente, la atención médica de los pacientes que no saben de política hospitalaria ni de negocios turbios; pacientes eminentemente pobres o en la lipidia y la miseria que lo único que piden es que se les atienda con lo que el Estado tiene la obligación constitucional de hacer por ellos: brindarles protección a ellos y a su familia, garantizarles su vida a costa de lo que sea.
            En esta hora de tantísima necesidad no podemos perdernos en disputas inútiles y tontas que no hacen más que demorar el cumplimiento del deber que cada uno de los trabajadores del Estado tiene; a la gente común y corriente le importa un comino quien gane “el pulso” en el cual se han enfrascado. ¡Salud y vida para la gente!; esa debiera ser la consigna tanto para médicos y funcionarios que, como un solo hombre desinteresado, tendrían que recordar en este preciso momento, el juramento hipocrático que, en el mejor momento de su carrera, pronunciaron.
            Parodiando al Presidente de la República: hay momentos en la vida de una persona necesitada de tratamiento médico que, si no existen insumos y medicinas para su tratamiento, son como un bálsamo de sanación, las palabras amables, las palmaditas en la espalda y “un papelito” que le extienda un auténtico profesional de la medicina que tiene que saber que algunas enfermedades existen solo en la mente de los pacientes o bien, las buenas maneras de los médicos, inician el proceso de curación.

            Son cuestiones del alma humana que el Presidente Maldonado entiende de maravilla pero que médicos que se burlaron de él no comprenden ni lo sabrán jamás en su vida profesional. ¡Qué lástima!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal