domingo, 3 de enero de 2016

BANDERAZO DE SALIDA:

El viernes, pasado un segundo de las 12 de la noche, se dio el banderazo de salida para iniciar la carrera 2.016 que, obviamente, no es una competencia para saber quién llega primero, sino una travesía en la cual, como grupo, tendremos que ir encontrando la mejor manera de recorrer la distancia que nos llevará a la meta final, sea cual fuere.
            Como todos, deseamos llegar a buen puerto y muchos de nosotros hemos pedido, de mil maneras distintas, que el camino por recorrer o la pista, como Uds. quieran llamarle, esté en las mejores condiciones posibles; que el avituallamiento sea de lo mejor que puedan ofrecernos; que el uniforme, los zapatos y en general, los insumos propios y necesarios para recorrer esa distancia medida, no en kilómetros pero si en días, sea durable y de la calidad necesaria para que al final todavía dispongamos de algo perdurable para iniciar la siguiente etapa.
            No sé si el símil sea bueno o no pero creo que sí lo podemos usar para el efecto de este comentario; porque todos pedimos que el gobierno que principiará su gestión en pocos días venga preparado y atento para surtir las necesidades básicas de los guatemaltecos que podemos resumir en salud, seguridad, educación y trabajo, entre otras, que son propias de cualquier gestión gubernamental. A eso me refiero cuando hablo de los insumos que necesitamos para recorrer la distancia. Pero la pregunta del millón será ¿Nosotros estamos adecuadamente preparados para el recorrido?
            Permanentemente hemos pedido cambios en las estructuras políticas de Guatemala y algunos estamos dispuestos hasta el sacrificio por conseguir que todo sea mejor; se ha luchado a brazo partido contra la corrupción en todas las estructuras gubernamentales y le estamos apuntando a que los corruptores que forman parte de la iniciativa privada y que se han hecho multimillonarios con contratos anómalos con el Estado, también sean expulsados de ese tipo de negocios turbios; hemos solicitado que la justicia que se imparte en Guatemala, verdaderamente sea pronta y cumplida pero además que sea “ciega” para no ver el color de los billetes que, en ese nivel, se manejan; se afirma, algunas veces hasta con ligereza, pero en muchos casos con sobrada razón, que la justicia también está en las manos de los ricos y para los pobres solo queda la prisión y el castigo inmisericorde.
            Y ¿Qué decir del Organismo Legislativo? Conforme a la estimación del pueblo, medida de mil maneras distintas, el Congreso de la República es el organismo más corrupto, inepto y repudiable con que contamos en este País; por supuesto que, buscados y encontrados con la lámpara de Diógenes, habrá uno que otro de los diputados que se salva de esta calificación que se han ganado a pulso, hasta el punto que se clama por una depuración profunda que se ve difícil y complicada para el corto y mediano plazo. Tal vez más adelante estemos pidiendo la eliminación total.
            En términos generales esa es la visión que la mayoría tenemos de nuestro entorno dentro del cual debemos transitar, pero ¿Nosotros, los que vamos dentro de la travesía, hemos cambiado o estamos dispuestos a ser mejores cada día? Porque si no es así; si nuestro esfuerzo porque las cosas sean mejores no se acompaña con una vida ejemplar en todo sentido, principalmente en la búsqueda de un futuro mejor, de nada servirá lo que digamos y hagamos de aquí en adelante.

            El cambio personal acompañado de una actitud positiva nos dará un Feliz Año Nuevo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal