domingo, 3 de enero de 2016

RESULTA QUE…:

 No olvido que hay paisanos a quienes no les agrada mucho que aparezca, en este semanario, una columna dedicada a reportar los sucesos que ocurren a nivel departamental, probablemente porque desean, a lo mejor, que se oculte una realidad innegable. Pero es que no se puede “tapar el Sol con un dedo”; en todo el País sufrimos de violencia y de una serie de delitos provocados por una cantidad “X” de razones.
            En Huehuetenango y a nivel nacional, todos los días ocurren cosas sumamente desagradables que debemos saber, si es que queremos estar bien informados y tomar, si es el caso, las previsiones correspondientes.
            Nosotros tratamos de reportarlo todo, exceptuando casos de los que toma nota la PNC pero de los que nosotros hacemos caso omiso en la mayoría de ocasiones por considerarlos sin mucha importancia o de interés muy limitado. Por ejemplo, accidentes de tránsito en los cuales no resulta nadie herido y solo existen daños materiales de el o los vehículos implicados; solo nos ocupa espacio que bien puede ser utilizado para escribir algo mas consistente; peleas callejeras o “riñas tumultuarias” como las llaman, en donde varias personas se golpean, se lastiman, sangran pero no pasa a mayores; eso solo nos recuerdan las “trompaseadas” que solíamos darnos en la época de la niñez…Y cosas así.
            Pero algo a lo que casi “no le entramos” porque además de ser muy común, casi no tiene trascendencia, es a los líos de índole eminentemente familiar en los cuales el hombre (por muy hombre) le pega a la mujer, le pega a los hijos, le pega a la suegra, le pega a las y los cuñados, le pega a todo el mundo, casi siempre en estado de embriaguez y lo “meten al bote”. Al día siguiente, en muchos casos, ya salió, porque la misma sufrida mujer golpeada se presenta a retirar la demanda y lo saca de la cárcel ¿Entonces? Y de esto, señoras y señores, están llenos los reportes de policía. Y son pocas, pero las hay, denuncias sobre algunas mujeres que les pegan a “sus hombres”.
            Entonces optamos por no escribir sobre ello y por supuesto que esto no significa que haya abundancia de dichos sucesos, todos los días.
            También se nos reportan detenciones por uso de drogas, por posesión de las mismas, pero sin daños colaterales…No vale la pena y por eso no lo mencionamos.

            O sea: Escribimos de “sucesos” pero dejamos al margen mucho de lo que ocurre porque no tiene mayor trascendencia. Probablemente estamos equivocados, pero a lo mejor no.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal