domingo, 12 de abril de 2015

ENCUESTAS:


 Todos sabemos que la contienda electoral, con spots publicitarios en la radio y televisión, reuniones multitudinarias públicas (diz que para afiliación), mitínes con presencia de candidatos a alcaldes, diputados y presidenciables, bolsas de alimentos con logotipos, fotografías y mensajes escritos regaladas por doquier, surgimiento de agrupaciones, asociaciones, fundaciones y demás, lanzando propaganda descarada en favor de candidatos con los colores ya conocidos, piedras, muros, puentes, casas, etc., que también han sido coloreados desde hace mucho tiempo, ya no son mensajes sutiles sino la evidencia que, desde hace más de tres años estamos en plena campaña electoral con mira a las elecciones de Septiembre de este año; eso nadie lo pudo detener.
            Hace algunas semanas se ha agregado otro elemento pernicioso, a los muchos propagandísticos que ya conocemos y que simplemente pretende tomarnos el pelo; se trata de la divulgación de encuestas sesgadas y alteradas a sabor y antojo de quién las paga.
            Las encuestas políticas en Guatemala, sirven como un elemento propagandístico para empujar a determinados candidatos y eso también, todos lo sabemos. Algunas de estas, que se presentan como totalmente imparciales, debajo de agua han sido pagadas por el candidato o el partido que sale en primer lugar, a sabiendas de que si la presenta como propia un medio, supuestamente objetivo e imparcial, cumplirá su cometido “sugiriendo” votar por el supuesto ganador.
            Como en actos de corrupción de los muchos que se cometen en la actualidad, en estas “dichosas” encuestas, también existe un fraude francamente descarado para inclinar la balanza en favor del patrocinador. Veamos: se presenta la encuesta en un medio que ha “vapuleado” al supuesto primer lugar del estudio para profundizar en el engaño; pero el resultado del supuesto estudio imparcial, se repite, se repite y se repite, para que todos sepan quién es el que puntea y esta repetición no es más que la propaganda disfrazada, pagada obviamente por el beneficiado.
            Y la mayoría de las encuestas, con sus consabidas excepciones, se han convertido en nuestro País, en ese vehículo propagandístico que se va metiendo en la mente de los votantes potenciales que piensan en “no desperdiciar su voto”, dejándose engañar ingenuamente por esta gente infame y corrupta que ha encontrado la forma de engañar a medio mundo y ganarse una buena cantidad de “millonseques” sin que difícilmente se les pruebe que son “mercachifles” y “merolicos” al servicio de aquellos que les pagan su vil engaño que, hasta donde nosotros sabemos, seguirá dando el resultado que se proponen mientras se demuestre que, de verdad, están nadando entre el fango.
            En Guatemala muchas cosas deben cambiar para que nuestros hijos y nietos puedan vivir en un País decente; pero el cambio tiene que ser sustancial, de fondo, con estructuras políticas, económicas, educativas y demás, dirigidas por gente proba, honesta, a prueba de corrupción, porque lo que tenemos ahora simplemente ha colapsado. Basta y sobra lanzar una mirada a nuestro alrededor para comprobarlo. Necesitamos re-fundar el Estado, nos urge una Guatemala distinta, con estructuras modernistas para lograr el desarrollo integral de la Nación. Con lo que tenemos ahora, eso no se puede.

            ¡Cambio radical y profundo en donde no tengan cabida los corruptos de siempre, eso es lo que necesita Guatemala!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal