domingo, 4 de octubre de 2015

TRAGEDIA:

Las movidas chuecas que se están dando a nivel del Congreso de la República en la discusión y aprobación de las modificaciones propuestas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos en donde se han presentado mociones para que no solo las aberraciones políticas existentes continúen, sino que el control sea aún mayor por parte de los llamados partidos políticos o lo que apenas queda de ellos, ha pasado a segundo término (nadie quiere saber de  El Cambray II del municipio de Santa Catarina Pinula, cerca de la capital de la República, diríamos que adyacente a las zonas 10 y 14 de la ciudad de Guatemala.
El alud que sepultó prácticamente esta aldea, se produjo el jueves a eso de las diez y media de la noche y ha dejado sin vida a un número indeterminado de personas, no menos de 80; están desaparecidas, según las informaciones vertidas por diferentes grupos humanitarios, entre 450 y 600 personas; han sido trasladadas a centros hospitalarios entre 25 y 30 personas; fueron borradas del mapa algo así como 125 casas por este evento que arrastró algo así como 18,000 metros cuadrados de tierra, piedras y vegetación que cayeron violentamente sobre la población.
Las instituciones de socorro afirman que, por lo menos, son 160 metros lineales los que constituyen  el área afectada por los derrumbes y hasta hace algunas horas se tenía la esperanza de rescatar con vida a algunos pobladores que todavía están soterrados; conforme las horas van pasando este hálito de esperanza se va diluyendo.
Pero una cosa sí queda totalmente clara: Los Bomberos Voluntarios y Municipales, la Policía Nacional Civil, el Ejército Nacional, Policías Municipales, equipos especiales de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres han acudido de inmediato, tratando, no solo de prestar apoyo a la población, sino efectuando los trabajos coordinados para ayudar en todo lo que humanamente puedan para paliar la difícil situación.
Instituciones de todo tipo, incluyendo medios de comunicación, se han dedicado a efectuar continuos llamados mediáticos incitando al pueblo de Guatemala en general, para brindar toda la ayuda que puedan, principalmente en insumos básicos, para que las personas, familiares de quienes son las víctimas de esta triste historia, no se sientan demasiado solos y se den cuenta que hay todo un pueblo que está con ellos y que sienten en carne viva que la tragedia es de todos y nos afecta a la mayoría.
Es cierto que estas viviendas estaba ubicadas en una zona de alto riesgo y que CONRED alertó a tiempo a la Municipalidad;  probablemente esta entidad pretendió que los pobladores buscaran otro lugar para vivir pero es, simplemente, imposible; ninguno quiere abandonar su querencia aunque en ello le vaya la vida; sin embargo habrá que realizar una campaña educativa, entre el convencimiento y la persuasión, para que otras familias no sigan en riesgo viviendo en áreas altamente peligrosas; aquí debieran participar, el gobierno y los ministros religiosos, principalmente.
Seguramente en Huehuetenango, en diferentes lugares, se estarán realizando campañas de ayuda, recibiendo los insumos que se necesitan y que serán trasladados a la brevedad a los lugares indicados; es mucho lo que se necesita pero los huehuetecos somos solidarios como el que más y sacudiremos prestos a donde nos llamen.

Hoy debemos apoyar en la medida de nuestras posibilidades: Hoy por ti, mañana por mí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal