sábado, 16 de abril de 2016

CASOS Y COSAS DEL 10 AL 16 DE ABRIL DE 2016

Tímidamente algunos periodistas locales, denunciaron que se les había vedado el ingreso a una reunión en donde participaron “autoridades” de todo tipo; usaron algún tipo de excusa absolutamente execrable; no hay modo de excusarse para violentar la ley; si somos un “cachito” inteligentes y medio preparados, debemos saber que la libertad de expresión de pensamiento y el ingreso a reuniones que no tengan nada que ver con la seguridad nacional, debe ser totalmente libre, principalmente para los reporteros. Pero les vedaron el ingreso ¿Por qué? Podemos especular que se girarían instrucciones precisas para que la corrupción siga galopando libremente sobre los lomos de las distintas oficinas públicas de Huehuetenango. Porque cada reunión a puerta cerrada en el entramado político nacional, no se realiza precisamente para orar, sino para robar.
            “India estúpida” o “viejo idiota”, son expresiones comunes utilizadas por gente no muy cuerda que ignora que tales frases, entrañan un ilícito penado por las leyes del País. Discriminación por raza, por edad, por credo religioso o político o cualquier tipo de discriminación debiera desterrarse de la mente, principalmente de la gente joven, porque de los otros, de los que ya peinamos canas y muchas, es bastante complicado operar cambios en el pensamiento y en la conducta. De eso precisamente nos enteramos en los últimos días; insultos y actitudes francamente irracionales provenientes de “transakids” y “dipucacos” que todavía creen que nos representan; actitudes bochornosas de otros que llegaron a un “hueso” para, suponen, robar descarada y cínicamente todo lo que puedan; en fin, por nombramiento o elección, da lo mismo; algunos supuestos “funcionarios” actuales están más perdidos que los hijos de “la llorona”. Precisamente por lo que ahora tenemos, la vigilancia permanente debe ser la consigna diaria.

            Estamos en plena celebración del primer aniversario del inicio de las protestas masivas, multitudinarias y callejeras que contribuyeron a echar por tierra a la cúpula de un gobierno que destruyó a buena parte del País porque, no solo se robaron, con un descaro y una desvergüenza digna de mejores causas, millones y millones de dólares, propiedades inmuebles, vehículos, animales (principalmente caballos pura sangre), etc., sino que además y por desgracia, nos robaron la paz, la tranquilidad, la confianza y la credibilidad en nuestro prójimo; nos convirtieron en gente totalmente escéptica, desconfiada y lista para defendernos de cualquier agresión por mínima que esta sea. Los guatemaltecos hemos cambiado; ahora somos huraños y muchos hasta ermitaños. Se lo debemos a “estos” cuyo derrumbe principió hace un año. ¿Algo que celebrar?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal