domingo, 18 de julio de 2010

DESFILE HÍPICO

Tal cual lo anunciado, el desfile hípico que se deja para el último sábado de la feria, se presentó en la ciudad con una buena cantidad de tiempo de retraso; se inició en la calle de Los Toneles, dobló con dirección al Cementerio General rodeando el Edificio El Triángulo y luego enfiló por la sexta calle con dirección al centro de la ciudad.
Por el retraso de la actividad programada para las nueve de la mañana el tránsito de vehículos fue totalmente interrumpido en las calles por las cuales circuló con la siguiente molestia para conductores y propietarios de automóviles así como para los usuarios del transporte urbano. Pero nadie dijo nada porque eran miles las personas que estaban aguardando el paso de los caballos por las calles de la ciudad porque siempre son un espectáculo y además gratuito.
Independientemente del gusto que la da a la gente tener la oportunidad de admirar estos bellos ejemplares, nosotros como periodistas debemos hacer un breve análisis de lo que ocurrió este año.
Aspectos positivos: Tuvimos la oportunidad de admirar excelentes ejemplares pura sangre que se lucieron en el recorrido; los accesorios que utilizaron para adornar dichos caballos son una muestra de arte, colorido y propiedad; algunos montadores son verdaderos jinetes que contribuyeron a que las figuras y cabriolas de sus animales arrancaran la euforia y el aplauso popular.
Aspectos negativos:
1. El desfile arrancó con un retraso descomunal.
2. Se pudieron observar montadores incapaces de dominar a los animales con evidente riesgo y peligro para el público.
3. Algunos grupos de montadores parecían integrantes de una banda de verdaderos delincuentes por las armas que lucían en la cintura y en las monturas. Dieron la impresión de querer intimidar o advertir a la población
4. Algunos de ellos bebían licor y cerveza montados en sus sillas y a la vista de la población en donde abundaban niños y adolescentes
5. Como en el de carrozas, también en este desfile, presentaron a muchachas semidesnudas, totalmente fuera de lugar.
6. Fue una lamentable mezcla de exhibición de productos a la venta como carros, motos, productos para caballos, etc. y bestias.
7. Super-abundancia de vehículos con altoparlantes con un volumen exagerado que lejos de ayudar, provocan un total y absoluto rechazo.
8. Los espacios que se dejaron entre unos y otros bloques fueron exagerados y sin aparente motivo.
Si los organizadores aún molestos por lo que aquí escribimos, tienen el deseo de mejorar esta actividad para los años por venir, lo único que tienen que hacer es formular un reglamento en el que se tomen en cuenta estos aspectos negativos, colocarle a cada uno su contra-parte, su opuesto o su contrario y ya tendrán alguna base sobre la cual proceder para que, en el futuro, este desfile sea ejemplar para los ciudadanos en general y para que nos sintamos seguros y felices de admirar bellos animales y jinetes de primer nivel.
Para terminar señores: El desfile hípico deber ser eso precisamente: Exhibición de caballos pura sangre o similares, manejados por excelentes jinetes; no lo conviertan en un descarado desfile comercial.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal