domingo, 23 de noviembre de 2014

VACACIONES:

¿Por qué no había escrito algo sobre las vacaciones escolares? Tal vez porque la situación nacional pinta diferente a otros años; probablemente porque la mayoría de los guatemaltecos que trabajamos ya no contamos con disponibilidad monetaria para ahorrar, en una cuenta especial, algo de plata para hacer planes al respecto. En las vacaciones ahora, solo piensan lo funcionarios públicos de cierto nivel y los contratistas del Estado; los profesionales que tienen salarios enormes asegurados por la prestación de servicios, lícitos e ilícitos, de cualquier tipo y que tuvieron “la suerte” de estar colocados “en donde hay”.
            También piensan en vacaciones los empresarios y sus principales directores, principalmente cuando esas empresas van “viento en popa”…En fin, ahora piensan en vacacionar, solo aquellos cuyos salarios así se los permiten; pero pensar en endeudarse para comprar un paquete de “viaje con todo pagado” y quedarse “clavado”, ya no es un idea que tenga muchos seguidores porque el futuro no es color de rosa.
            Para pensar lógicamente que es lo mejor para las vacaciones de nuestra familia en general pero principalmente de nuestros hijos, no podemos menos que echar mano de la experiencias vividas años atrás, darles una maquilladita y adaptarlas a la época actual.
            Antes, la mayoría de los chamacos (o por lo menos muchos de ellos), para sus vacaciones ya sabían que tenían que buscar o aceptar que se les llevara a un taller mecánico, de herrería, zapatería, sastrería o algo así en donde, además de ir a servir con fe “al maistro”, se daba la oportunidad de aprender un oficio que, más temprano que tarde, nos podría sacar de penas. Porque el oficio en cuestión se aprendía para toda la vida.
            Algunos de esos talleres ya casi no existen; zapaterías y sastrerías por ejemplo vinieron de más a menos y aunque todavía hay algunos, ya realmente son muy pocos; mientras otros, los talleres mecánicos, de estructuras metálicas y tapicerías por ejemplo, han crecido exponencialmente y no se si los propietarios están dispuestos a aceptar “aprendices” que como “golondrinas”, volarán por ahí unas pocas semanas.
            La otra cuestión es la siguiente: ¿Cuántos padres de familia están todavía en “el rollo” de mandar a sus hijos a que vayan a aprender un oficio?  Sobre todo habrá algunas mamás que, adorando a sus chamacos, pensarán que es una ingratitud llevar a sus retoños a aprender algo positivo en le época vacacional. ¡Pobrecitos! Pensarán, ¿Merecen descansar! Aunque no hayan salido muy bien librados en sus exámenes.
            Para ellos existen campamentos religiosos vacacionales, enseñanzas deportivas en escuelas que se abrieron para el efecto, academias artísticas de todo tipo: Pintura, dibujo, danza, gimnasia, etc. Cualquiera de estas es una opción para que los adolescentes y jóvenes mantengan su mente y su cuerpo ocupados en algo que, necesariamente es positivo y les será indudablemente beneficioso.

            Queda todavía poco más de un mes que bien se puede aprovechar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal