domingo, 11 de octubre de 2015

SEGUNDA VUELTA:

En efecto, nos referimos a la 2ª vuelta electoral en donde, además de repetir las elecciones municipales en 11 diferentes comunidades del País (ninguna en Huehuetenango), se estará seleccionando entre los dos candidatos finalistas, Sandra Torres y Jimmy Morales, al próximo Presidente de la República.
            Mi particular percepción es que este nuevo evento programado por el Tribunal Supremo Electoral no ha despertado, para nada, el entusiasmo que antes solía tener una segunda ronda, nada más y nada menos, en la cual ahora, se dilucidará quien será la persona que dirigirá los destinos de la Patria, durante los próximos cuatro años.
            Los candidatos han tenido varias presentaciones públicas desde que el TSE anunció oficialmente que ellos eran los seleccionados; algunas han sido a manera de mítines en diferentes localidades del País en donde, quienes han querido, los han escuchado; otras, bastante mas serias, frente a grupos organizados, generalmente con las cámaras de diferentes televisoras, que han recogido no solo lo que ellos han expresado, sino que las opiniones puntuales de personas asistentes y analistas que han desglosado sus intervenciones.   La última, a la que hacemos mención, fue en el ENADE (Encuentro Nacional de Empresarios) en donde, de verdad, se produjo una verdadera disección de lo que los candidatos pusieron en el tapete de sus intenciones y aspiraciones: Y si debo decir la verdad, ninguno de los dos ha salido bien parado después del análisis y las evaluaciones correspondientes. Parece ser que todos, principalmente los verdaderos conocedores de la materia, encuentran grandes vacíos de contenido en cada una de las exposiciones.
            Por otra parte, y esto es francamente grave, cada uno de ellos, porque lo han solicitado o porque se los han ofrecido, supuestamente han logrado el apoyo de alcaldes electos en todo el territorio nacional y de candidatos a las diferentes alcaldías que perdieron en las elecciones pasadas pero que tienen un apoyo consistente dentro de sus respectivas jurisdicciones. Y este es el “quid” del asunto en cuestión.
            He escrito, con pleno conocimiento de causa que “supuestamente han logrado el apoyo”, porque, luego de una investigación superficial, estamos enterados que algunas de estas personas que fueron electas, están “jugando a las escondidas”, con ambos candidatos; algunos de ellos han integrado equipos especiales que trabajan específicamente para un candidato en ciertas demarcaciones y para el otro, en sectores diferentes. Lo que conseguirán estos “alcaldes electos” es obvio: Quedar bien con Dios y con el diablo. Aprendieron bien la lección de los políticos marrulleros y mafiosos que han sido sus maestros durante décadas, generalmente desde el congreso de la República.
            La finalidad con esta hipócrita y cínica manera de conducirse es tener la bendición y el apoyo de quien sea que llegue a la Presidencia del País; así, seguramente, tendremos en el solio presidencial a un “ídolo con patas de barro”; sin respaldo auténtico de quienes acudirán a las urnas electorales el próximo 25 de octubre.
            De esta manera Guatemala ingresará a un período de su vida política con demasiadas carencias que únicamente podrían ser paliadas por un sólido equipo de gobierno en el que sobresalgan figuras de auténtico valor cívico, académico y humano, principalmente; se espera que los cuadros nombrados por el ganador tengan profundos conocimientos en el área que les toque dirigir; pero si ese equipo cercano al Ejecutivo es nombrado por amiguismo, compadrazgo o pago de favores, simplemente, seguiremos al borde del precipicio.

            La jugada que se nos viene encima, es de “cara o cruz”. ¡A ver de a cómo nos toca!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal