domingo, 6 de marzo de 2016

GONZALO LÓPEZ RIVAS:

Siempre escribo y hablo respetando el concepto de verdad para ser coherente con mi manera de pensar y de actuar; hoy no será la excepción.
            El Lic. Mario Roberto Figueroa, amigo y compañero de lucha en aquellos años gloriosos del Instituto Alejandro Córdova, se comunicó conmigo vía teléfono desde la ciudad de Quetzaltenango para pedirme que lo apoyara aportando los conocimientos que tuviese sobre la biografía de nuestro amigo, compañero y soberbio compositor huehueteco don Gonzalo López Rivas; aprovechando la tecnología moderna investigué rápidamente que era lo que yo tenía en mis archivos sobre la vida y obra de don Chalito y me dio mucha vergüenza comprobar que no tenía nada. Más vergüenza me dio, no solo decírselo a Mario Roberto, sino confesarle a don Gonzalo que nunca había escrito nada sobre él. Es más, le hice una broma al respecto: “Alguna mala mirada me hizo usted alguna vez para que no apareciera su nombre en mi blog “Aquí Huehuetenango””.
            Por eso, hoy, es el momento del “desquite”: Don Gonzalo López Rivas nació en Huehuetenango el 29 de Enero de 1,931; esto es que acaba de cumplir sus primeros felices y afortunados 85 años de edad; contrajo matrimonio con doña Elvira Hernández González que le dio cinco hijos: Noé de Jesús (+), Helder Filadelfo, Oliver, Gustavo Adolfo y Clara Leticia; las dos damas y don Chalo comparten la casa hogareña de la zona 7.
            Desde niño se sintió atraído por la música; su padre, don Juan, le enseñó a tocar guitarra; integraron un conjunto musical que tuvo participación en actos locales, alguna vez transmitidos por TG-25, la emisora oficial que acompañaba al General Ubico en sus giras.
            Con mucho esfuerzo estudió en la Escuela Normal para Maestros De Educación Musical “Jesús María Alvarado” en donde se graduó como Maestro de Educación Musical Profesionalizado en 1,972; siempre ha manifestado públicamente su agradecimiento al apoyo que recibió de don Jesús Eduardo Tánchez Coutiño (+), su gran maestro y entre otras muchas cosas positivas, don Guayo es el autor del Himno al Instituto Alejandro Córdova.
            Don Chalito, dentro de su campo, integró el Claustro de Catedráticos del INMAC y fue maestro musical de las escuelas “Edelmira Mauricio”, “Amalia Chávez”, “Jacinta Molina”, “Salvador Osorio”, “Domingo Morales”, Tipo Federación y dos establecimientos educativos de la Villa de Chiantla, pero además, y es algo que no puedo olvidar, fue Director de la Banda Civil de Música de esta ciudad durante ocho años (1,973-1,981) que, bajo su batuta, se transformó en una verdadera orquesta (tengo algunos discos para probarlo).
            Es obvio que, por su trayectoria músico-cultural, ha recibido importantes reconocimientos de parte de distintas entidades (todos muy merecidos) que, de esta manera han agradecido su importante aporte como compositor y hombre de bien: “Canto a mi Huehuetenango”, “Chiantla Progresista”, “Mestizos”, “Rosalba” y un largo etcétera, así como himnos escritos para identificar musicalmente a muchos establecimientos educativos, forman parte de su gran, exitosa y bella  producción.
            Esto es apenas una síntesis de su extraordinaria biografía; lo veo a veces, siempre acompañado de su esposa y de su hija caminando por calles y avenidas de la ciudad; si usted tiene la suerte de encontrarse con él, dele un abrazo apretado, no solo de su parte, sino también de parte mía. Muchas gracias.    

Letra

CANTO A MI HUEHUETENANGO
Letra y Música:  Gonzalo López Rivas

I
Canto a mi Huehuetenango
paraiso sin igual
que en sus vírgenes montañas
anida nuestro Quetzal.

II
Son sus calles tan bonitas
y su linda catedral,
cuna de Kaibil Balam
donde tuvo su asiento
la gran tribu Mam.

-CORO-
Sí señor, Huehuetenango es así,
llegue usted, hechizado quedará,
mi ciudad, tiene un embrujo natural,
las Ruinas de Zaculeu, el Selegua también
y el paseo de San Juan.

III
Son sus hombres muy serenos
y de noble corazón,
intelectos de primera,
con amor y lealtad.

IV
Sus mujeres son princesas
muy castas por tradición,
si usted quiere besar, 
se tendrá que casar
por la gran religión.

-CORO-
Sí señor, Huehuetenango es así,
llegue usted, hechizado quedará,
mi ciudad, tiene un embrujo natural,
las Ruinas de Zaculeu, el Selegua también
y el paseo de San Juan.

-FIN-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal