domingo, 13 de marzo de 2016

SITUACIÓN CAÓTICA:

La mayoría de decisiones a nivel gubernamental han sido duramente cuestionadas por la opinión pública porque algunas o casi todas, se han tomado como si se tratara de cosas que se deben ocultar de alguna manera; como que si se pretendiera evitar el escrutinio del público y así neutralizar comentarios adversos a las decisiones tomadas.
            Los nombramientos de los primeros funcionarios fueron escondidos hasta el último momento en vista de la experiencia que habían tenido con nombres que se filtraron y que fueron desmenuzados hasta vetar designaciones de personas muy cuestionadas. Sin embargo no se ha aprendido la lección .
            El gabinete fue dado a conocer furtivamente, quizá con la esperanza que no fueran  muy criticados sus integrantes pero de todas maneras hubo una persona que tuvo que renunciar; la designación de los gobernadores no fue la excepción porque muchos de ellos han sido señalados de cosas turbias como tráfico de influencias, pago por el cargo, ligamentos con el crimen organizado y designaciones a dedo para, supuestamente, manejar desde las alturas, los fondos que serán asignados a los Consejos de Desarrollo; a algunos de los integrantes de los COCODES debemos extenderles nuestras sentidas condolencias porque el esfuerzo que realizaron en los procesos de designación, una vez más, fueron lanzados al cesto de la basura. Veremos más adelante si el gobernante acertó con esos nombramientos espurios.
            Otro tanto ha ocurrido en cuanto se refiere a las personas que fueron designadas para la Corte de Constitucionalidad; hasta el último momento conocimos de quienes se trata y no han faltado quienes manifiestan su total inconformidad, con fundamentos sólidos.
            No podemos sino pensar que nos está tocando “más de lo mismo” y en algunos casos, “elevado al cuadrado”.
            Por si esto no fuera poco, en muchos municipios de Guatemala, estamos experimentando la absoluta suciedad con la que ya se principian a manejar asuntos de las Corporaciones Municipales desde el momento mismo de su ilegal aprobación por parte del Tribunal Supremo Electoral, ante la complacencia de la Contraloría General de Cuentas de la Nación, el MP y los tribunales de justicia; esto porque, tenemos conocimiento de que en algunos concejos, están fungiendo verdaderos delincuentes.
            Ya se sabe de las extorsiones de que están siendo objeto algunos proveedores de las municipalidades porque, para pagarles sus facturas pendientes, algunos de los que deben autorizarlas, les están exigiendo “comisión”, “mordida”, “coima”, “moco”, “sobras” o como Ud. quiera llamarle; estos “hijos de la…delincuencia” debieran ser denunciados penalmente, no solo por parte de los ofendidos, sino de parte de los otros integrantes de los mencionados concejos porque, obviamente, los están desprestigiando, porque a los ojos de la población, no es uno, sino todos son ladrones. Sabemos de buenas fuentes que síndicos y concejales de algunos de estos ayuntamientos tienen exacto conocimiento de esta perversa anomalía. Por si no lo recuerdan, esto se llama extorsión.
            En algunas gobernaciones se ha estructurado o se está generando “el equipo”, dirigido por un diputado distrital que intervino (&&&) para el nombramiento, de manera de seguir esquilmando el dinero estatal mediante las constructoras de siempre (los nombres serán otros, pero sus propietarios, los mismos sinvergüenzas de costumbre).

            Si a esto le sumamos la absoluta carencia de principios y valores de algunos electos o designados que están “viendo la tempestad y no se arrodillan”, nuestro pobrísimo pueblo seguirá, quién sabe por cuánto tiempo más, en la vil calle de la amargura, caminando en “trapos de cucaracha”. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios. Los comentarios que contengan expresiones soeces o fuera de lugar serán eliminados por nuestro equipo de moderación. Rogamos incluir su nombre y correo electrónico.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal